Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

Hacer dinero de forma fácil y sencilla

-???-


Necesitas dinero, ¿pides un préstamo o un crédito?

Finanzas personales. Emprender > Cómo hacer dinero

Optar por un préstamo o un crédito depende de la cantidad que se requiera, los plazos en que se devuelva y el uso que se haga del capital recibido. Los términos crédito y préstamo se utilizan a menudo en cualquier conversación como si fueran sinónimos. Incluso, en artículos especializados o en las explicaciones que dan los economistas al público general, ambas palabras se usan de modo equivalente.


Necesitas dinero, ¿pides un préstamo o un crédito?

Sin embargo, entre estos dos productos financieros hay distinciones. Se diferencian por la forma de devolver el dinero, la cuantía disponible, la flexibilidad de los pagos o el abono de intereses.

1. Quiero tener dinero disponible y sacarlo solo si lo necesito

En este caso, hay que solicitar un crédito, que permite al cliente tener un capital a su disposición para utilizarlo en el momento que desee, en el plazo marcado en el contrato. Con el crédito se entrega la capacidad de disponer de un importe determinado.

El banco fija el límite y el usuario puede gastar hasta esa cantidad. Si quiere, recurre a él, pero si no lo necesita, no tiene por qué cogerlo. Además, dispone del dinero según lo requiera. Si el solicitante cuenta con un crédito de 3.000 euros, no tendrá la cantidad en su bolsillo en el momento en que se lo concedan, sino que dispondrá de la opción de utilizarlo cuando lo estime conveniente. Puede gastar 1.000 euros, después 500 y no tocar lo demás.

2. Necesito una cantidad concreta de dinero

Si el ciudadano quiere recibir un capital determinado, no solo la posibilidad de utilizarlo, debe pedir un préstamo. Con esta fórmula, el banco le da todo el dinero en un solo pago al inicio del contrato.

Después debe devolver mediante cuotas periódicas la cuantía percibida y los intereses correspondientes. Si solicita 10.000 euros y el banco se los concede, tendrá este importe de manera íntegra, a diferencia de lo que ocurre con el crédito.

3. La cuantía que necesito es elevada

El préstamo será lo más adecuado en este supuesto. Las entidades bancarias dejan a sus clientes más dinero a través de estos productos financieros.

Los plazos para devolver el dinero son más largos y, por este motivo, la cuantía disponible también es superior. Quien quiera disponer de cantidades elevadas, como 20.000 euros, deberá solicitar en el banco un préstamo.

4. No requiero demasiado dinero

En estas ocasiones, es frecuente pedir un crédito. El tiempo para pagarlo es más reducido y, por tanto, el dinero que el banco pone a disposición de su cliente también es inferior.

Los requisitos para solicitarlo no son tan rígidos como los exigidos en el caso de los préstamos. El estudio de la solvencia, los avales que le respaldan, son menos exhaustivos que en los préstamos, entre otros motivos, porque la cantidad no es tan elevada.

5. Destinaré el dinero a algo muy concreto

Al pedir un préstamo al banco, en la mayoría de las ocasiones, es necesario justificar para qué se utilizará. Ya sea mediante facturas proforma o con un presupuesto en firme, el usuario debe dejar claro en la entidad el destino del dinero que le prestarán: comprar un coche, reformar la vivienda...

Parte 1 2

Cómo aprendió mi sobrino a ganar dinero

Leonardo Ferrari

E-BOOK - LIBRO ELECTRONICO

Descargar ahora DEMO del libro en PDF



¿Saben sus hijos manejar su propio dinero?

¿Sus hijos buscan y aprovechan las oportunidades de negocio que surgen a su alrededor? La verdad es que, si usted no les enseña, nadie lo hará.

En este libro, descubrirá cómo se puede "educar económicamente" a sus hijos (y tal vez a usted mismo)


-???- | -???-